Cuerpoyspa - 14 de Agosto de 2017

Dormir bien es tan importante como comer de forma adecuada y realizar actividad física para mantenerse saludable.


La salud y las horas de sueño están relacionadas directamente, ya que al dormir ocurren varios procesos reparadores y regeneradores que requieren de un tiempo establecido para ejecutarse correctamente. 


Envejecimiento de la piel


La privación del sueño a menudo se acompaña de una reducción del colágeno, lo que causa una disminución en la elasticidad de la piel y la vuelve más propensa a desarrollar arrugas permanentes.

 

Obesidad


Un déficit en las horas de sueño es uno de los mayores factores de riesgo para la obesidad. La correspondencia entre ambos factores se basa en que algunas hormonas - importantes en la regulación del peso por su rol en el metabolismo, control del apetito y procesamiento de la glucosa - trabajan de manera defectuosa cuando no se duerme lo suficiente, y en la falta de motivación que existe para realizar actividad física por no haber descansado. 


Hipertensión y problemas cardíacos


Algunos estudios indican que una sola noche de sueño deficiente en personas con hipertensión, puede causarles un aumento en la presión durante todo el día siguiente. 


Por otra parte las personas que padecen apnea del sueño -un trastorno que provoca que despierten varias veces durante la noche- a menudo tienen problemas cardíacos.


Desórdenes de humor 


Dado que una simple noche de mal sueño puede volver a las personas irritables y malhumoradas, es entendible que una privación crónica de descanso pueda derivar en desórdenes de humor a largo plazo. Problemas de sueño crónicos han sido correlacionados a la depresión, ansiedad y angustia.


Función inmunológica 


Algunas sustancias producidas por el sistema inmune para ayudar a combatir las infecciones, también pueden producir fatiga, por lo que es natural que las personas sientan la necesidad de recostarse y dormir cuando están enfermas. Aquellas personas que duermen lo que el cuerpo necesita cuando enfrentan una infección, están mejor preparadas para combatirla que quienes no pueden descansar lo necesario.


Alcohol 


Los estudios han demostrado que el consumo de alcohol es más frecuente entre las personas que duermen mal, y existen dos justificaciones para ello: en primer lugar, el alcohol actúa como un sedante suave y se utiliza comúnmente como una ayuda para dormir entre las personas que tienen problemas de sueño, como el insomnio. En segundo lugar, la calidad sedante del alcohol es sólo temporal, y a medida que es procesado por el cuerpo, comienza a estimular las zonas del cerebro asociadas a la excitación, provocando un efecto rebote en la persona, haciéndola necesitar una nueva dosis para sentirse adormecida nuevamente. 


Expectativa de vida 


Todos los problemas que causa la privación de sueño en conjunto, están asociados a disminución en la expectativa de vida. Los datos recolectados de tres grandes estudios epidemiológicos transversales revelaron que dormir 5 horas o menos por noche incrementa el riesgo de mortalidad en aproximadamente 15%.

 

Conociendo la importante conexión que hay entre la salud horas de sueño, se puede hacer un mayor esfuerzo para dormir lo suficiente y de forma ininterrumpida, debido a los grandes beneficios que esto trae para el estado físico y mental.




La importancia de la hidratación en la salud de la piel
Dormir bien es tan importante como comer de forma adecuada y realizar actividad física para mantenerse saludable....
Dejar un comentario

Por Favor Iniciar Sesion o Registrar para comentar